3 de mayo de 2009

Capitulo 33


2 DE ENERO DE 1899

El gobernador reclamó la visita del maestro y mia para conocer nuestra opinion acerca de los convulsos tiempos que la economia japonesa estaba sufriendo.
Apreció mis conocimientos acerca de las finanzas y los negocios y, tras aconsejarle sobre un par de movimientos interesantes que le asegurarían nuevas fuentes de ingresos, nos regaló un pañuelo de seda con el escudo de su familia, un honor al alcance de unos pocos considerados amigos de Hatori.


Atrajo mi atención la exquisita decoración que cubría su despacho. Armas antiguas, banderas utilizadas en guerras e insignias patrióticas que arrojaban luz acerca del pasado militar de tan poderoso personaje.

Tras nuestra reunión decidimos regresar a nuestra morada para disfrutar del recuerdo de que, almenos una vez, fuimos hombres importantes en el epicentro mismo del gobierno de Japón.


30 DE MAYO DE 1899

Mi aprendizaje esta completo y ya no pudo absorber nada mas de estas tierras. He decidido marchar al Oeste no sin antes prometer una próxima visita al maestro Kurosawa y sus guerreros.

Mañana mismo pondré rumbo hacia donde nacieron las leyendas vikingas. Tierras frias en las que adquiriré mas conocimientos, mas experiencias, mas hitorias y como no, mas sangre.


19 DE AGOSTO DE 1899

Tras deambular por la estepa rusa, rodeado de ventiscas, heladas, nieves y abrumado por la rectitud y severidad de las gentes que aqui habitan, tomé un barco con dirección a Suecia.

Estoy de paso, en lo que será un regreso a mis ciudades, Italia, Francia, y por supuesto, España...

El mundo vive momentos tensos, cegados por su estupida ambición por dominarlo todo, y de una forma estupida además, porque para conseguir tan fin, antes deberían poseer lo que yo poseo : la inmortalidad.

5 DE SEPIEMBRE DE 1899

Estocolmo, preciosa ciudad sueca en la que se aprecia desde el primer momento la grandisima influencia vikinga y celta en cada rincon y callejuela de la ciudad.

Sus gentes, aunque temerosas y reservadas, son amables a más no poder.
Disfrutan comiendo grandes estofados de reno, y bebiendo licorres de gran aroma.

Por el momento me he alimentado de dos varones de mediana edad. Eran fuertes y recios, y me costó un poco reducirlos de manera silenciosa.

He conseguido una pequeña casa en Gamla Stan, una pequeña isla pegada a Estocolmo, con dos grandes puentes como principal acceso a la gran ciudad.

Esto es tranquilo, casi aburrido, pero no importa no permaneceré mucho tiempo aquí.


1 DE NOVIEMBRE DE 1899

Parto con destino a París. La ciudad del amor... y la ciudad que mas malos recuerdos me trae desde lo sucedido con Sonya.

Deberé ser fuerte y superarlo, al fin y al cabo, a un vampiro las penas le duran toda la eternidad, contradiciendo la conocida frase popular española de: no hay mal que cien años dure.

Ya me he puesto en contacto con algunos de mis antiguos contactos en la ciudad para que preparen mi regreso.

Jean Philippe, el hijo de uno de mis antiguos siervos, y nuevo converso en el vampirismo me ha advertido de que algo muy extraño estaba sucendiendo en la ciudad. Algo inpalpable, pero que cada uno de los nuestros podía percibir...

Voy a la aventura, a encontrarme cara a cara con pasado, presente y futuro, la decision esta tomada, y el viaje es largo, así que daré cuenta de dos o tres cenas antes de irme, y descansaré para, a mi llegada a París, deslumbrar como tantas veces lo hice ante los de mi especie..

3 comentarios:

ALCON dijo...

Hola

Feliz de leerte, te visito.

Halatriste dijo...

Pues a ver cuales son esas fuerzas con las que vas a encontrarte.
Un saludo

Fany dijo...

Me encanta que viaje tanto y adquiera tantos conocimentos..que envidia mas sanaaa *O*

Un beso!! ^^