10 de mayo de 2009

Capitulo 34


20 DE DICIEMBRE DE 1899

A pocos días para el fin del siglo, parece que los días vividos se diluyan en mi recuerdo.

Victoria vino anoche a mi cabeza... tanto amor, tanta pasión, y tanto dolor.
También Sonya tuvo su minuto de gloria en mi larga y agitada noche... pero de ella será mejor no hablar.

París, que bella ciudad, cuantas vivencias y cuantas presas de las que dar cuenta...

Ha llegado a mi manos un libro de Freud... habla sobre el tratamiento del alma.
Quizás a estas alturas ya empiece a necesitarlo...curar mi alma de heridas y desgracias.De dolores que ninguna medicina curaría, y que ni siquiera un ser inmortal, sobrehumano, puede ignorar.


19 DE ENERO DE 1900

Jean me ha explicado durante una reunión cordial en mi casa aquello que ya me explicó por carta días antes de regresar a París.

Yo que pensaba enfrentarme a algún dictador vampírico, alguna caza de brujas de la siempre molesta iglesia católica, o vete a saber que...
Nada mas alejado de la realidad... París estaba siendo invadida si, pero de un nuevo pensamiento.
De una nueva forma mas bohemia de ver el mundo. Ahora el arte, la música, la poesía, las ideas, podrían cambiar un país en tan solo unas horas. ¿Que hay de malo en éso?

Oh mi joven amigo... te queda tanto por ver y aprender... Nunca un cambio filosófico ha sido negativo, todo lo contrario. La mente necesita expandirse cual universo, en constante crecimiento... aunque ello conlleve que muchos de los pilares actuales caigan en el olvido.


Disfruto de las adornadas calles de la ciudad, de el halo de cultura e inteligencia que desprende cada esquina, cada museo, cada edificio histórico.

Esta vez, y consciente de que no lo necesito realmente, y que ya estoy cansado de mantenerlas apariencias, no he adquirido absolutamente ningún negocio.
Simplemente voy a ser yo, paseando y conociendo cada detalle que merezca la pena recorrer.

Por supuesto, este hecho no ha agradado en absoluto a os de mi especia, que, al considerarme uno de los mas influyentes vampiros, no comprenden ni desean comprender que esté harto de guardar las apariencias...

Así de simple.


Estoy mas que harto de aparentar ser un gran empresario, un ganadero, un artista, etc.
Ahora sólo seré yo, Alberto Ferrer Santana. No necesito mas, ni deseo ser más.

Ahora, por fin, pienso que puedo empezar a ser libre de verdad, o al menos, intentarlo. "Quien lucha se arriesga a perder, quien no lucha ya ha perdido", ese será ahora mi lema.


26 DE JUNIO DE 1900

Tumbado a orillas del Sena, libro en mano, sin dar cuenta ni importancia a nada ni a nadie. Totalmente absorto de aquello que pueda suceder. Así estoy ahora mismo. No desearía estar en ningún otro sitio, haciendo ninguna otra cosa en estos momentos.
Para mi, esta estancia en París es como unas merecidas vacaciones, mientras trato de "curar mi ama". Quizás nunca siga lo consejos del doctor Freud, pero, al menos ese libro me hizo pensar. Me hizo reaccionar...


A mi manera, pero pensar.


Mañana por la noche saldré a cazar, cosa que ultimamente me repulsa. Ni siquiera me produce placer recordar cuando lo hago escribiéndolo en mi diario. No... Algo ha cambiado.

No soy humano, pero me siento mas frágil que nunca. La vida es algo que no debe ser tomada a la ligera. Irónico teniendo en cuenta que me alimento de personas. pero... ¿acaso los humanos no lo hacen de ganado?. Si Dios, estamos en paz... ellos animales, yo humanos, y así la cadena alimenticia sigue su curso implacable año tras año, década tras década, siglo tras siglo...


14 DE AGOSTO DE 1900

Como desearía dormir, tan solo dormir...

Ojala me tumbase en mi lecho, y al despertar descubriese que han pasado muchos, muchos años.

Que ya nada de lo que hice es recordad. Que no hay familiares de mis victimas.
Que efectivamente el mundo ha cambiado y ya no importa por cuanto tiempo haya vivido, pues todo sera nuevo...


Me siento cansado, enfermo en mi corazón. Y aun así, nunca fui mas humano, ni siquiera cuando ésa era mi naturaleza.

Extraño a mi padre, al que arrebaté la vida, el mayor error de mi existencia.
Extraño lo que debería ser una vida normal. Una esposa, unos hijos, un trabajo, y la certeza de que algún día, quizás de anciano, moriría dormido al lado de mi amada, sabedor de que mis hijos han crecido sanos y fuertes. Que están casados, tienen otros hijos, y mi labor ya no es en absoluto necesaria.

En lugar de eso soy una hermosisima arma mortífera cuyos pecados encestarían un siglo mas para ser perdonados...

Esta noche me retiraré al bosque a pasear, a buscar mi alma, y mis lágrimas, si es que me aguardan en algún lugar del oscuro y duro olvido.

6 comentarios:

ELLA dijo...

yo tambien te sigo! me encantan las historias!
un beso enorme:)

Anónimo dijo...

así ke este es el famoso diario. ¿kien lo diria?
Recuperare el tiempo perdido.
Te conozco ¿sabes? xDDDDDDDDDD

DiarioDeSangre dijo...

Hola quien eres? jeje va que no me molan las bobaetas! abrazos

laura dijo...

Ooh gracias!
Pues entonce syo tambien te sigo.
Por cierto todo lo escribes tu?
Me gusta mucho.
Un besazo y nos leemos pronto =)

Las casualidades acercan a personas inesperadas que te implantan una sonrisa con un pekeño comentario.
Anda! COMO TU!

Iria dijo...

Me alegro de que te parezca diferente e interesante el blog... aunque solo haya un par de entradas, y últimamente no escriba por miedo a lo que salga.

No sabes cuanto me gustaría creerte. Pero hay demasiadas cosas que me hacen cuestionarme que eso sea verdad.

De todos modos... espero que tengas razón.

Y bueno, después de reescribir el comentario 20 veces gracias a mi maravilloso internet... sólo decirte que me gustó como escribes ^^ además... el tema vampiros siempre me enganchó y enganchará.
Te sigo!

Un beso y encantada.

Fany dijo...

Wao de nuevo ^^

"Quien lucha se arriesga a perder, quien no lucha ya ha perdido"...
Me quedo con esta frase ^^

Bueno...un bajón vampiril...a ver is pasa pronto ú_ù

Un beso!!